Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

Atún de pesca responsable, valor añadido para el consumidor

Atún de Pesca Responsable

Atún de pesca responsable, valor añadido para el consumidor

"La certificación AENOR de Atún de Pesca Responsable (APR) es uno de los proyectos más apasionantes que ha desarrollado AENOR en el campo agroalimentario"

POR DAVID VERANO

Director de Industria Agroalimentaria y Distribución

AENOR

La pesca del atún extractiva es una actividad que genera sensibilidad tanto en los grupos de interés como en los consumidores, por lo que es importante garantizar aspectos como la trazabilidad del producto o su producción responsable. La certificación AENOR de Atún de Pesca Responsable se convierte en una herramienta que pone en valor el trabajo de la flota atunera y permite que el consumidor diferencie mediante la Marca AENOR si el producto que adquiere es atún de pesca responsable. Para garantizar su origen, AENOR realiza auditorías exhaustivas en las industrias conserveras y en aquellos eslabones intermedios transformadores de atún, poniendo el foco en la trazabilidad al buque atunero.

En los últimos informes de tendencias sectoriales cabe destacar que se está produciendo un cambio en los drivers de compra del consumidor. Según el informe de la consultora Mintel Golbal Food&Drinks Trends 2018, hay que destacar un aumento claro en los productos con demandas relacionadas con el concepto natural; esto es, sin aditivos, GMO free, sin conservantes o ecológico, pasando en 2006 de un 17 % a un 29 % en 2017. Pero, sobre todo, se ve un alto incremento en el lanzamiento de productos éticos respetuosos con el medio ambiente, envases degradables o reciclables, bienestar animal, y condiciones de los trabajadores, etc., que pasa del 1 % en 2007 al 22 % en 2017. Sólo en 10 años ha habido ese cambio de tendencia.

Por otro lado, la pandemia del COVID 19 va a reforzar estas tendencias sectoriales según el informe de la Consultora Llorente & Cuenca de septiembre de 2020 “El sector de la alimentación: seis palancas para reforzar su estrategia y comunicación”, donde aspectos como la confianza o la sostenibilidad serán las ideas activables en el sector agroalimentario para el consumidor. Tenemos una oportunidad para poner en valor al conjunto de los trabajadores que intervienen en la cadena de alimentación, desde el sector primario hasta la cadena de suministro. El foco será un mayor conocimiento y reconocimiento del trabajo, generando un consumidor más comprometido y cercano a toda la cadena de valor.

El consumidor está cambiando desde hace 10 años, quiere cubrir sus necesidades, pero siempre teniendo en cuenta el impacto que su consumo tiene sobre el planeta y sobre otros seres. Nos enfrentamos a un consumidor que quiere tomar las decisiones de compra con toda la información posible y, de esa forma, lo hará de una manera racional y responsable. Es por ello que las marcas deben hacer un gran ejercicio de transparencia de todos sus procesos y acciones de comunicación y, en este sentido, la certificación por un tercero independiente como AENOR ayuda enormemente a generar esa confianza en el consumidor.

La certificación AENOR de Atún de Pesca Responsable (APR) es uno de los proyectos más apasionantes que ha desarrollado AENOR en el campo agroalimentario, poniendo en valor las buenas prácticas pesqueras (ambientales, conservación de los recursos, lucha contra la pesca ilegal, protección y bienestar de los trabajadores, etc.) que venía aplicando desde hace muchos años.

En 2017, vio la luz esta certificación pionera cuyo primer paso se llevó a cabo en 2016 con la publicación de la Norma UNE 195006:2016 “Atún de pesca responsable. Buques cerqueros congeladores” con el objetivo de mejorar la sostenibilidad de la actividad pesquera del atún, cubriendo todos los factores que interfieren en la conservación de los recursos (naturales y humanos). En la elaboración de la Norma se involucraron todas las partes interesadas como ministerios competentes en materia de pesca, sanidad y trabajo, organizaciones de atuneros, sindicatos, etc., publicándose un documento pionero en el mundo, que es fiel al Acuerdo 188 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Por otro lado, desde el punto de vista ambiental y de conservación del recurso marino, fue de gran ayuda el documento de Buenas prácticas para una pesca atunera de cerco responsable firmado en 2012 por las dos principales organizaciones españolas de grandes atuneros congeladores.

Asimismo, en 2017, se certificó un porcentaje elevado de la flota de empresas españolas y actualmente el 10% de las capturas globales son realizadas por buques APR, previéndose que en 2021 el 100% de la flota española esté certificada. La pesca del atún extractiva es una actividad que genera una importante sensibilidad tanto en los grupos de interés como en los consumidores, siendo la sostenibilidad el aspecto más importante que se quiere garantizar. Por ello, en 2019, posterior a la certificación de buques, se desarrolló el esquema de trazabilidad de Cadena de Custodia. Esto se refleja en los productos de la pesca de atún envasados (conservas, congelados, etc.) mediante la distinción del sello AENOR-Cadena de Custodia. De esta forma, el consumidor podrá diferenciar el atún proveniente de buques certificados en Atún de Pesca Responsable (APR) mediante la Marca AENOR. Esta ofrece la garantía al consumidor en un ámbito de interés como es la responsabilidad de las empresas en la pesca extractiva del atún. Asimismo, el esquema exige que el atún provenga de buques que participan en un Plan de Mejora de la Pesquería (conocido por su acrónimo en inglés, FIP) categorizado como exhaustivo (Comprehensive). El objetivo del FIP es establecer un estándar de pesca atunera de cerco sostenible en todas sus modalidades para contribuir a la viabilidad a largo plazo de la pesquería y poblaciones de atunes.

La pesca extractiva del atún es una actividad con gran importancia dentro de la economía pesquera en el ámbito mundial. España ha contado tradicionalmente con una flota innovadora, haciendo de la sostenibilidad su bandera desde el inicio. Cuando el consumidor localice la Marca AENOR APR, ha de saber que detrás hay una certificación que cubre los aspectos fundamentales en la pesca del atún tropical:

Condiciones de trabajo.

Control de la actividad pesquera.

Control sanitario.

Control marítimo.

Buenas prácticas de pesca.

Trazabilidad Exhaustiva

FIP Exhaustivo

Por último, la certificación APR de AENOR ayuda a cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU ODS 8, 12, 14, 16 y 17 y se adelanta a ese alineamiento de la UE en el horizonte 2030 mediante el Green Deal y su estrategia de la Granja a la mesa.