Share on whatsapp
Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter

Julio Morón, Director Gerente de OPAGAC: “La certificación AENOR APR demuestra que el sector atunero español tiene vocación de futuro”

Julio Morón, Director Gerente de OPAGAC: “La certificación AENOR APR demuestra que el sector atunero español tiene vocación de futuro”

Entrevista a Julio Morón Ayala, Director Gerente de OPAGAC

Hoy hemos querido hablar con Julio Morón Ayala, Director Gerente de la Organización de Productores de Atún Congelado (OPAGAC) cuyos buques están certificados bajo el sello AENOR APR. Julio Morón, Doctor en Zoología y Biología Animal por la Universidad Complutense de Madrid, es Director Gerente de OPAGAC desde el año 2007. Con anterioridad, fue director adjunto de la organización donde destacó su función como asesor científico en las distintas comisiones de gestión de túnidos (ICCAT, CIAT, CTOI, WCPFC), así como su labor en las negociaciones de acuerdos de pesca entre la UE y entes privados.

El empeño de Julio Morón en OPAGAC, junto a la del resto del equipo que lo acompaña que actualmente desarrolla la actividad, siempre ha ido dirigido a impulsar la pesca responsable y la sostenibilidad social, causas con las que está especialmente comprometido.

En el año 2016 un comité de trabajo en el que se encontraba OPAGAC junto con AENOR y otras organizaciones impulsa la norma UNE 195006 Atún de Pesca Responsable ¿Cómo surge la idea de Atún de Pesca Responsable?

En 2010, los armadores de OPAGAC desarrollaron un Decálogo de Buenas Prácticas, en el que se resumían las líneas geenrales del futuro del sector atunero, o cómo creíamos que debería ser. El foco principal estaba en la sostenibilidad medioambiental por la presión que el sector pesquero sufre de manera continuada por ciertos actores sociales. Este Decálogo se transformó en un Código de Buenas Prácticas en 2012 que se reforzó en 2015, pero siempre con el foco en minimizar el impacto de nuestra pesca en el medioambiente. Y en aquel momento, también hicimos una reflexión de las cosas buenas que teníamos como sector responsable, para poder resaltar los valores que nuestras compañías aplican a su forma de trabajar con sus empleados y el mantenimiento de sus barcos. Ahí, surge la idea de poner todos esos valores en una Norma UNE que destaque las fortalezas de una forma de pescar que no se tenía en cuenta por nadie. Casi ni por nosotros mismos, porque considerábamos que es la única manera de hacer las cosas. Pero al compararnos con muchos de nuestros competidores, nos dimos cuenta de que esta filosofía de trabajo responsbale, debía de ser valorada en su justa medida.

 ¿Considera que, gracias a este tipo de distintivos como es la certificación APR, la sociedad percibe a la pesca atunera como una actividad más responsable que se preocupa por la sostenibilidad y las prácticas de pesca responsable y de conservación del medio marino, por mantener el equilibrio de las poblaciones explotadas y por la mejora socioeconómica del sector?

Es nuestra esperanza, porque un proceso de certificación como AENOR APR, viene a demostrar de manera independiente, que el sector atunero español, tiene vocación de futuro. Y ese futuro está en juego si no cumplimos con la responsabilidad social y la sostenibilidad medioambiental. Lo que esperamos con esta certificación es mantener la licencia social para seguir pescando un recurso natural, que pertenece al conjunto de la sociedad, pero del cual nosotros sacamos alimento para la humanidad, generamos empleo y bienestar no solo a nuestros empleados, sino a toda una cadena de valor que empieza en la pesca y acaba en el lineal del supermercado tanto en España como en todos los puertos y fábricas donde desarrollamos nuestra actividad, de una manera económicamente sostenible, porque si no, todo este proceso no tendría sentido.

 

“El nivel de capturas de nuestro grupo alcanza casi las 400.000 toneladas”

 

OPAGAC representa un 8% de las capturas de atún en el mundo. ¿Cuál es el peso internacional de la organización ahora mismo?

Desde que loa armadores que conforman OPAGAC se unen en 1980, la relevancia de nuestro grupo ha ido creciendo paulatinamente, y ahora mismo somos el único grupo atunero mundial con presencia en los 3 principales océanos, lo que nos da una experiencia y conocimiento de la gestión atunera global, de manera que todos nuestros armadores, saben las tendencias de la gestión pesquera mundial. El nivel de capturas de nuestro grupo alcanza casi las 400.000 t, de los más de 5 millones de toneladas de túnidos tropicales capturados en el mundo.

OPAGAC se ha mostrado muy activo en la defensa de un marco de obligado cumplimiento de normas y derechos, especialmente los sociales, que la UE debe garantizar en las adquisiciones de atún en el Mercado Común Europeo ¿Cree que la UE garantiza correctamente el cumplimento de las normas internacionales en la pesca del atún que se importa en Europa o hay margen de mejora esta situación a nivel europeo?

OPAGAC lleva años solicitando en la UE unas reglas de juego equitativas para todos los que venden atún en nuestro mercado. La UE eliminó totalmente los aranceles a las importaciones de atún entero congelado allá por los años 70. Desde entonces, el mercado europeo ha sido una pieza cotizada por nuestros competidores y las verificaciones que se producen de las importaciones con respecto a los orígenes y cumplimiento de normas, tienen mucho margen de mejora. La situación actual está aún más desequilibrada por las importaciones de lomos precocinados de atún para el mercado de la conserva. Mientras que la producción comunitaria está sujeta a un control exhaustivo, el control de la actividad pesquera de los países exportadores a la UE, dista mucho de se igual, lo que genera un terreno de juego desigual en perjuicio de la producción comunitaria, ya que el cumplimiento de las normas europeas, supone un costo adicional que nos deja en una desvantaja competitiva manifiesta con respecto a otras flotas que no cumplen ni de lejos, los requisitos de la UE. La Norma UNE 196005 Atún de Pesca Responsable, es una norma internacional abierta a todos los buques atuneros del mundo, pero salvo los de armadores españoles, ningún otro grupo cumple con los mínimos establecidos en la Norma APR.

En enero de 2019, OPAGAC se sumó al Pacto Mundial de las Naciones Unidas, acción que integra los 10 principios básicos en las áreas de derechos humanos, trabajo, medio ambiente y anticorrupción. Además, la flota española ya contribuye desde 2016 con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. ¿Cuáles son concretamente los compromisos y/o las actividades que promueve y apoya OPAGAC al formar parte de estas iniciativas?

En junio de 2017 OPAGAC hizo un Compromiso en la Conferencia de los Océanos de la ONU que fue: Certificar íntegramente toda la flota de OPAGAC bajo el Estándar APR con AENOR antes de finales de 2017 y avanzar con la FIP para conseguir la certificación MSC antes de 2021. Esta iniciativa se enfoca principalmente en el ODS 14, pero también se vincula al ODS2 (Hambre cero) debido a la correlación con Seguridad alimentaria, ODS 8 (Trabajo decente y crecimiento económico), ODS 12 (Producción y consumo responsable) y ODS17 (Asociación para los Objetivos). Ya hemos cumplido con la primera parte del compromiso certificando toda nuestra flota desde 2017, y manteniéndola certificada hasta la fecha. Y ahora, estamos de lleno en el proceso de certificación de nuestra flota bajo el Marine Stewardship Council (MSC), de manera que para el año que viene podamos cumplir con nuestro compromiso de certificación de sostenibilidad social y medioambiental de nuestra pesquería, lo que llamamos certificación integral.

La norma Atún de Pesca Responsable (AENOR APR) tiene además un marcado carácter internacional: entre otras acciones, OPAGAC ha favorecido la colaboración de AENOR con Thai Union y Global Seafood Assurances (GSA), y también realizó un trabajo de comparación con el estándar del Monterey Framework en 2019, junto con la ONG Conservation International (CI), para analizar la aplicación de los principios de la norma APR a los proyectos de mejora de pesquería. ¿Qué se intenta conseguir y promover con estos acuerdos?

La Norma UNE 196005 APR, es ya una referencia mundial al ser la primera certificación que introduce la sostenibilidad social en el sector pesquero. Esto, como bien indica, ha sido reconocido en el sector de las certificaciones a nivel internacional. En estos momentos, se están preparando varios estándares de certificación social de la pesca, y lo que pretendemos con el APR, es que los estándares que se generen, tengan la base legal fundamental para las condiciones laborales en la pesca, que la Organización Internacional del Trabajo desarrolló en la Convención del Trabajo en la Pesca (2007) 188. Este convenio es uno de los 5 pilares del APR, y con la colaboración internacional que estamos estableciendo, queremos que futuros estándares tenga la misma base legislativa. Las certificaciones son necesarias porque no todos los países ratifican las convenciones que firman. El caso del C188 es palmario. Se firmó en 2007 por más de 140 países, y por ahora, 13 años después, solo lo han ratificado 18 países. Por lo tanto, si los estándares sociales se desarrollan en el mundo de la certificación, deben de tener dicha referencia de manera obligatoria. Desde OPAGAC siempre hemos promovido la ratificación del ILO C188, y consideramos que una manera de promover su aplicación, es con el AENOR APR.

Además de la cobertura de los seguros marítimos tradicionales, los buques certificados con la norma APR deben estar asegurados por una mutua internacional que responda ante determinados riesgos no cuantificables (daños a terceros, daños en carga ajena, daños ecológicos, cobertura legal en caso de actos de guerra, etc.). ¿Dispone OPAGAC de algún acuerdo o colaboración para garantizar este aspecto de la seguridad de la actividad pesquera y de sus tripulantes?

Los Seguros pesqueros, por ahora poco valorados, tiene un cierto valor como “Contrato Social”, ya que garantizan ya no solo las embarcaciones y sus posibles siniestros, si no que cubren las eventualidades de la tripulación, y eso de alguna forma refuerza las condiciones laborales de nuestros marineros, que son el principal activo y preocupación de nuestras compañías. El trabajo en la pesca es uno de los más exigentes en el mundo, y las compañías armadoras siempre han tenido como prioridad tenr la mejor cobertura de seguros disponible en el mercado para el sector pesquero. La elección de las aseguradoras es competencia de cada compañía y nuestra organización solo ha hecho poner de relieve la importancia de este componente en el concepto de pesca responsable, al incluir el requisito de seguros en el APR. Nuestra organización tiene el privilegio de contar con el patrocinio de MURIMAR desde este año, que nos está ayudando a mantener el nivel de coberturas que nuestras compañías han mantenido históricamente.

 

“El problema que más afecta a la pesca atunera congeladora es la competencia desleal de flotas que operan ilegalmente”

 

¿Cuáles considera que son los problemas que más afectan a la pesca atunera congeladora hoy en día?

La competencia desleal de flotas que operan de manera ilegal, no regulada y con prácticas de abusos laborales y de los derechos humanos. Si nuestro mercado no valora lo que es el trabajo bien hecho y nuestras autoridades liberalizan el sector de manera total, el modelo garantista de las condiciones sociales a bordo y de respeto al medioambiente de la flota europea, no tiene ningún futuro; porque existen muchas otras flotas que copan el mercado con productos mucho más económicos, ya que no tienen que cumplir todas las exigencias del sector europeo.

Cada vez son más las marcas de conservas de atún que se apuntan o están evaluando la posibilidad de adherirse al sello Atún de pesca responsable (AENOR APR) ¿Cuál cree que será la evolución del sello Atún APR en el mercado?

Esperamos que sea un valor para los distribuidores y consumidores, porque damos una garantía de que en nuestros barcos no hay prácticas de abuso laboral y de vulneración de los derechos humanos. Creemos que el consumidor, si tiene la ocasión de distinguir, nunca compraría un atún que se haya capturado en barcos donde hay tripulantes que son maltratados, en casos hasta el fallecimiento y su entierro en la mar, como sucede en muchas flotas asiáticas. Por desgracia, ahora solo hay una manera de tener la certeza de que nuestro atún está captura de forma responsable, y es a través del APR de AENOR. Esperamos que esta certificación sea reconocida por el consumidor y sigan apoyando a las marcas que ha apostado por el APR como son Campos, Isabel y Atunlo, a lso que queremos dar las gracias desde nuestra organización.

Ya para terminar Julio, ¿Considera que el consumidor español es cada vez más exigente al evaluar su decisión de compra, en este caso de atún, pero del pescado en general, en cuanto al origen y las garantías de ofrece cada producto?

En un estudio reciente que encargamos a Deloitte, así parece ser. Ahora bien, ¿cuántas personas responden una cosa en una entrevista y luego su acción de compra no es coherente con su deseo por cuestiones económicas o de otra índole? Esa es la cuestión. Nosotros esperamos que la decisión final de comprar atún con garantáis de sostenibilidad y responsabilidad se refleje cada más en el carro de la compra de los españoles, porque además de tener la conciencia tranquila, van a apoyar a unos pescadores españoles que intentan hacer su trabajo de la mejor manera posible y en estos tiempos de crisis extrema, si nos estamos dando cuenta de algo, es de que lo barato sale caro a la larga, y o apostamos por un esquema de alimentación sostenible y responsable a largo plazo, o comprando todo de oferta y sin garantías, estamos haciendo un flaco favor a nuestro planeta a largo plazo. ¡Coman mucho atún, pero que sea AENOR APR!